REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Nicaragua y México barranca abajo, aumentan amenazas en Colombia y Perú y asoma la esperanza en Ecuador

Alcanzamos la mitad del 2018 y en las Américas los desafíos y ataques al poderoso derecho de expresarse libremente no cesan. A pesar de las lúgubres noticias de Estados Unidos, México, o Nicaragua, asoman otros focos de esperanza en la región.

Estudiantes universitarios y unos médicos despedidos de hospitales públicos por haber ayudado a unos manifestantes, participan en una protesta contra Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, en Managua, Nicaragua, 31 de julio de 2018
Estudiantes universitarios y unos médicos despedidos de hospitales públicos por haber ayudado a unos manifestantes, participan en una protesta contra Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, en Managua, Nicaragua, 31 de julio de 2018

INTI OCON/AFP/Getty Images

La represión a las manifestaciones contra el régimen del presidente Daniel Ortega en Nicaragua persiste, y se encamina a ser una de las más sangrientas de los últimos tiempos. La Asociación Nicaraguense Pro Derechos Humanos informó a finales de julio que la cifra de muertos a manos de agentes estatales y particulares afines al gobierno asciende a 448 personas.

Desde el 18 de abril de 2018, cuando iniciaron las protestas contra el gobierno de Ortega, Nicaragua sufre un fuerte deterioro del ejercicio de los derechos a la libertad de expresión y acceso a la información pública. Además de los fallecidos, cientos de personas han resultado heridas o han sido privadas de su libertad.

La grave situación tiene en alerta de decenas de organizaciones internacionales. IFEX ALC emitió un duro comunicado condenando las amenazas, agresiones, hostigamiento y censura contra medios de comunicación y periodistas en Nicaragua, así como la brutal represión contra quienes han tomado las calles para expresar su descontento con el mandatario.

México no luce nada bien tampoco. En este mes al menos tres periodistas fueron asesinados. En la noche del 29 de junio, un sujeto no identificado disparó al periodista José Guadalupe Chan en el estado de Quintana Roo.

Menos de una semana después, fueron asesinados los periodistas Rubén Pat Cahuich, (baleado a la salida de un bar) y Luis Pérez García, (en su domicilio en Ciudad de México). Con ellos, suman ya nueve los periodistas asesinados en lo que va del 2018.

Estos hechos sucedieron a días de concluir las sangrientas elecciones nacionales México, que terminaron con un saldo de más de 140 políticos asesinados en el país durante la campaña.

Colombia vio en este mes un oscurecimiento en su trabajado derecho a la libertad de expresión. Este mes se registraron un aumento en las amenazas a periodistas por ejercer su profesión. La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) expresó su preocupación por varias amenazas de muerte a periodistas colombianos.

Estas amenazas se suman a los ataques y asesinatos a líderes sociales y defensores de derechos humanos que sucedieron en el país. Según los datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al menos 132 defensores de derechos humanos fueron víctimas de algún tipo de agresión en lo que va del año. La CIDH, además de condenar esta violencia, reiteró su llamado al Estado colombiano para que tome medidas urgentes para proteger a quienes defienden los derechos humanos.

El pasado 28 de junio, un hombre armado abrió fuego y mató a cinco personas en un ataque dirigido a la redacción de Capital Gazette, un periódico local de Maryland (Estados Unidos) al que el agresor había estado acosando durante seis años en Twitter.

Este lamentable episodio se enmarca en un clima de creciente hostilidad para los periodistas y los medios informativos en Estados Unidos.

En Perú se retrocedieron varios casilleros, cuando la más alta jerarquía judicial amenazó a dos periodistas con prisión si no revelaban sus fuentes.

El 12 de julio de 2018, los directores periodísticos del portal IDL-Reporteros y del programa Panorama, de Panamericana Televisión, fueron conminados por el Fiscal Supremo de Control Interno, Víctor Raúl Rodríguez, para entregar audios divulgados por ambos medios en los que se revelan actos de corrupción judicial, y presionados para revelar las fuentes y las circunstancias en las que los adquirieron. El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) consideró esto un inaceptable acto de intimidación por parte del Ministerio Público.


Lucha contra la impunidad

Pero aunque el panorama pueda aparentar desolador, hay algunos focos de esperanza en el continente. En especial en lo referente al término de la impunidad rampante en la región, donde más del 98% de los casos de asesinatos contra periodistas queda sin resolver.

Así, en una decisión histórica, se conformó una alianza entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y los Estados de Ecuador y Colombia para esclarecer los asesinatos de periodistas de El Comercio, quienes fueran secuestrados en la frontera de ambos países mientras desarrollaban su trabajo.

Tras mantenerlos prisioneros unas semanas, Paul Rivas, Efraín Segarra y Javier Ortega fueron asesinados. Ante el aberrante caso, Ecuador primero y Colombia después, aceptaron que la CIDH instalase un Equipo de Seguimiento Especial que intentará esclarecer los hechos, hallar a los responsables y llevarlos ante la justicia bajo un proceso transparente y objetivo.

"Esta es la primera vez en la historia que se crea esta comisión y se acepta de manera voluntaria para crímenes de periodistas. Nuestra expectativa es mucha: la primera es la posibilidad de probar y comprobar que se puede trabajar en tiempo real en lugar de encontrarnos en la terrible situación de centenares de casos de asesinatos de periodistas donde pasan años y nada se sabe", dijo a IFEX Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA) e integrante del Equipo de Seguimiento.

Esta decisión constituye un giro de 180º en la postura del gobierno de Ecuador frente a los medios y la libertad de expresión. El gobierno del presidente Lenin Moreno muestra una disposición dramáticamente distinta de la de su antecesor, Rafael Correa, quien criticaba duramente a la prensa.

En Brasil, también la lucha contra la impunidad avanza. Nuestro miembro, la Asociación de Periodistas Brasileros de Investigación (Abraji), desarrolla el programa Tim Lopes que investiga los casos de periodistas asesinados en ese país para evitar que sigan impunes. Actualmente, un equipo de Abraji está apostado en la ciudad de Braganca para iniciar la segunda investigación del programa, esta vez sobre el caso del asesinato de Jairo Sousa.


En Breve

En Uruguay hay fuerte preocupación por un decreto que instala la censura previa a las investigaciones científicas.

En Bolivia clausuraron un diario dos veces en menos de un mes en un gesto intimidatorio por sus publicaciones.

El Foro de Periodismo Argentino (Fopea) convoca a la quinta edición de su premio de periodismo de investigación para trabajos publicados en Argentina.

Último tweet:

Con la ley también se puede cercenar la libertad. En #México presentaron en el Senado iniciativa que criminaliza la… https://t.co/jZOXCb4Mvj