REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodista chileno puede ser encarcelado por tres años por el delito de injurias

Miembros de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos protestan contra Manuel Contreras, ex-jefe del DINA, en Santiago, Chile, el 8 agosto de 2015
Miembros de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos protestan contra Manuel Contreras, ex-jefe del DINA, en Santiago, Chile, el 8 agosto de 2015

Claudio Reyes/AFP/Getty Images

Este artículo fue publicado originalmente en cpj.org el 27 de julio de 2018.

Las autoridades chilenas deben suspender de inmediato el proceso penal contra un periodista acusado del delito de injurias, y los legisladores deben actuar con prontitud para derogar todas las disposiciones penales sobre la difamación, la injuria y la calumnia, declaró hoy el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). El periodista, Javier Ignacio Rebolledo Escobar, pudiera recibir una sentencia de hasta tres años de cárcel si es condenado el próximo mes.

Rebolledo, periodista investigativo de una revista y autor de dos libros, ha sido querellado por el delito de injurias por "atentar contra el honor" de un exmilitar condenado por violaciones de los derechos humanos, en su último libro, "Camaleón", publicado en agosto de 2017, según Rebolledo e informaciones de prensa. En mayo, un juez desestimó la querella contra Rebolledo, pero en junio una corte de apelaciones revocó la decisión y la semana pasada fijó la fecha de juicio para el 16 de agosto, Rebolledo declaró al CPJ por vía telefónica.

"Instamos a las autoridades chilenas a suspender de inmediato el proceso penal por injurias contra Javier Rebolledo", declaró Natalie Southwick, coordinadora del programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ. "Es absurdo que las disposiciones penales sobre la injuria en vigor en Chile permitan que un periodista sea encarcelado por describir delitos que han llevado a una condena".

Según informaciones de prensa, Carolina Paz Quintana Poblete querelló a Rebolledo el 30 de abril por ofender la reputación de su padre, Raúl Quintana Salazar, un ex teniente coronel que cumple una pena de 20 años de cárcel por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). El 8 de mayo, un juez de un juzgado penal de la capital, Santiago, declaró inadmisible la querella. Sin embargo, una corte de apelaciones de Santiago revocó la decisión el 13 de junio, al determinar que "los hechos que fundan la querella, pueden ser constitutivos de delito", de acuerdo con la decisión leída por Rebolledo en conversación telefónica con el CPJ. El 18 de julio, Rebolledo recibió una citación para que compareciera ante la corte el 16 de agosto.

Rebolledo ha dedicado su trabajo a revelar crímenes cometidos en Tejas Verdes, un centro de tortura y exterminio de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). En "Camaleón", el periodista ofrece el relato detallado de Mariano Jara, ex miembro de la junta militar, sobre delitos cometidos durante el Gobierno de Pinochet, entre ellos un incidente en el cual Salazar presuntamente agredió sexualmente y torturó a una prisionera de origen uruguayo, según Rebolledo.

Como respuesta a estas informaciones, Quintana Poblete presentó una querella penal por injurias contra el periodista, citando el Artículo 416 del Código Penal de Chile y argumentando que el recuento de los hechos que implicaban a su padre deshonraba al exmilitar y a su familia, según informaciones de prensa.

El Colegio de Periodistas de Chile y el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), una organización regional defensora de la libertad de prensa, han divulgado comunicados de condena en relación con el caso.

Las sentencias en las querellas penales por injurias van de 61 días a 3 años pero, recientemente, los tribunales chilenos han implementado parámetros más estrictos para las decisiones en querellas por injurias y demás procesos que involucren la libertad de expresión, según el abogado de Rebolledo, Paulo Olivares, quien conversó con el CPJ por vía telefónica.

"Todo el mundo tiene el derecho de presentar una querella, pero el sistema judicial debe acoger estos casos cuidadosamente, y seguir estrictos parámetros", Olivares declaró al CPJ. "Lo más importante es que el sistema de justicia penal de Chile no se transforme en un instrumento de censura".

Con anterioridad, el CPJ ha documentado el empleo de anticuadas disposiciones penales sobre la difamación, la injuria y la calumnia para restringir el periodismo crítico en Latinoamérica. En febrero de 2016, el CPJ divulgó un estudio comparativo de las disposiciones sobre la difamación, la injuria y la calumnia en las Américas en una conferencia en Perú. Aunque los procesos penales por difamación, injuria y calumnia han sido menos comunes en Chile, el Código Penal chileno aún contiene disposiciones que prevén penas de hasta tres años de cárcel por estos delitos.

Último tweet:

Con la ley también se puede cercenar la libertad. En #México presentaron en el Senado iniciativa que criminaliza la… https://t.co/jZOXCb4Mvj