Con la muerte como constante, se suceden los ataques a la libertad de expresión en las Américas