REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Boniface Mwangi: Fotógrafo y activista de Kenia

Boniface Mwangi, el fotoperiodista que se convirtió en activista y luego en político, ha sido descrito como el líder más popular de Kenia en la lucha contra la corrupción y la injusticia del gobierno.

El activista keniano Boniface Mwangi (al centro-derecha), lidera a los manifestantes durante una protesta, en Nairobi, 13 de febrero de 2014, TONY KARUMBA/AFP/Getty Images

"He visto cosas que la mayoría de la gente nunca ha visto, y tengo la responsabilidad de no guardar silencio al respecto".


Boniface Mwangi en una entrevista para TED Blog, 27 de febrero de 2015

A pesar de haber sido expulsado de la escuela a los 15 años, Boniface Mwangi era un lector voraz. Esto le permitió pasar exámenes de ingreso a la universidad, lo que le valió la admisión en la escuela de periodismo. Comenzó su carrera en 2005 como fotógrafo para un periódico keniata, y ganó varios premios nacionales e internacionales, entre los que destaca el premio CNN Multichoice African Photojournalist of the Year en 2008 y 2010.

Hubo un punto de inflexión muy específico en la vida y la carrera de Mwangi: los acontecimientos en torno a las elecciones de 2007 en Kenia. Los resultados fueron duramente impugnados, lo que provocó una violencia sin precedentes que resultó en la muerte de más de 1.100 personas y el desplazamiento de otros 600.000. Durante este tiempo, Mwangi documentó escenas horribles, incluidas mujeres violadas por la policía y niños que fueron asesinados. Fue profundamente afectado por esta experiencia que le provocó pesadillas y pensamientos suicidas.

Creía que los políticos habían incitado a la gente a cometer actos violentos a lo largo de las líneas tribales durante toda su campaña, y que la policía era una de los perpetradores, pero nadie hablaba de ello. Eventualmente renunció a su trabajo, por frustración e ira. Como señaló en una entrevista en 2015: "Estaba en un punto en el que mi respuesta era, esencialmente, ¿cómo derribas al gobierno? "

Mwangi pasó meses con amigos planeando dirigirse al presidente Mwai Kibaki durante un discurso en vivo, pero el 1ro de junio de 2009, el día del discurso, sus amigos no aparecieron. Tenía miedo, pero procedió como estaba planeado, poniéndose de pie y gritando que el presidente debía recordar a las víctimas después de las elecciones. Fue golpeado por la policía, encarcelado durante la noche, y pasó el año siguiente en una batalla judicial, experiencias que compartió en una charla de TED.

Después de eso, Mwangi comenzó a usar su fotografía como vehículo para el cambio social. Ese mismo año, fundó un proyecto llamado Picha Mtaani, en el que viajó por el país, exhibiendo sus fotografías de las elecciones. Estos eventos estaban destinados a promover la reflexión, el diálogo y la reconciliación de la comunidad. Mwangi cree que los políticos le pagaron a la gente para que destruyeran sus exhibiciones, lo que provocó interrupciones violentas, arrestos y la confiscación de sus fotografías por parte de la policía.

En 2011, Mwangi fundó PAWA254, un centro y espacio de coworking en Nairobi para periodistas, artistas y activistas para colaborar en proyectos de cambio social. También proporciona capacitación gratuita para artistas y jóvenes para desarrollar habilidades que ayuden a amplificar sus voces. Las paredes del espacio están decoradas con retratos de grafiti de líderes como Martin Luther King Jr y Malcolm X, junto con sus citas inspiradoras.

Mwangi sigue denunciando la corrupción política y la injusticia en Kenia. Y, como fotoperiodista convertido en activista, sabe cómo atraer a los medios. Cree que un determinado factor de choque es esencial, ya que no tiene un presupuesto para anuncios en periódicos o vallas publicitarias. Por ejemplo, en 2012 dejó falsos ataúdes en el Parlamento para simbolizar el entierro de la impunidad. En 2013, cuando los políticos querían aumentar sus salarios, Mwangi organizó una manifestación en la que trajo cerdos cubiertos de sangre al Parlamento para representar a los políticos que desangraban a los contribuyentes.

En noviembre de 2016, Mwangi anunció un movimiento hacia la política, con el objetivo de cambiar el sistema político desde adentro. Formó el partido Ukweli ("verdad" en Swahili) e hizo campaña para un puesto como miembro del Parlamento en las elecciones de 2017. Mwangi no tuvo éxito en su intento, pero fue ampliamente elogiado por llevar a cabo una campaña ética. Mientras que algunos políticos en Kenia le pagaron a sus partidarios, Mwangi le pidió a los suyos que le hicieran donaciones, y estos siguieron dándole, incluso cuando perdió la votación.

Ha habido un costo significativo. Mwangi es criticado diariamente y tildado de anti-keniata y ha recibido acusaciones de que está respaldado por donantes occidentales que quieren desestabilizar al gobierno de Kenia. Su activismo lo ha colocado en el extremo receptor de la brutalidad policial y las amenazas de muerte. "No puedo salir solo a altas horas de la noche. Estoy constantemente mirando por encima de mi hombro. Cuando trabajo tarde o salgo con amigos, debo asegurarme de que estoy con una compañía de confianza. No puedo hablar libremente en mi teléfono", compartió. "Regularmente, amigos que me apoyan y que tienen acceso a información, me envían datos compartidos por personas a quienes se les ha pagado por espiarme. A pesar de estos terribles informes, me niego a dejarme intimidar por el silencio. Me rehúso a quedar paralizado por el miedo ".

En 2017, por primera vez, las amenazas de muerte incluyeron a su familia. Mwangi tiene tres hijos y su esposa Hellen Njeri Mwangi trabaja junto a él. Ha criticado a la policía de Kenia por no investigar estas amenazas, incluso cuando les proporcionó pruebas.

En 2016, Mwangi publicó su libro de memorias, Unbound, que utiliza la fotografía para transmitir las historias de las personas y los eventos que lo han inspirado. "Por mucho que me gustaría ser normal, no soy normal", dijo en una entrevista. "Hay dos días que son los más poderosos en una vida. El día en que naces, y el día en que descubres por qué. Ese día de pie en el estadio gritándole al presidente, descubrí por qué nací realmente. Ya no estaría en silencio frente a la injusticia ".

Tanto los partidarios como los críticos de Mwangi pueden estar de acuerdo en una cosa: ciertamente no guarda silencio.

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Vietnamese journalist Do Cong Duong convicted again for Facebook posts that reportedly criticize government corrupt… https://t.co/8ac41a2SjJ